Y de repente llega un momento en el que todo cambia, porque tú cambias.

Carta a mis futuros lectores

Bienvenidos a este rinconcito de pensamientos cruzados. Me hace ilusión compartir con vosotros un espacio en el que me gustaría dejar volar mis pensamientos, mis sentimientos, mis emociones y mis experiencias.

Llega un día en el que todo cambia

He pasado por muchos colegios, en algunos momentos he pensado que demasiados, pero cada uno de ellos me ha aportado un granito de arena para transformarme en la persona que soy hoy. No cambiaría ninguna de estas experiencias, a pesar de que alguna de ellas me lo hizo pasar verdaderamente mal en ese momento. Siempre me he dedicado al mundo de la educación, pasando por la etapa de infantil, primaria y secundaria. Entrar en el campo de la dirección escolar me hizo distanciarme de mis alumnos, con los que realmente disfrutaba.

No pretendo con esta primera entrada de mi blog escribir muchos detalles de estas experiencias, pero sí me gustaría destacar que hubo un momento en el que todo cambió. Ese momento iba de la mano de un despertar, de un sentimiento de culpabilidad por no pasar con mis hijos todo el tiempo que me gustaría. Un marido al que estaba deseando ver cada día pero que, sin embargo, llegaba tan agotada a casa o tenía tantas cosas pendientes por hacer, que apenas podía mantener con él una conversación real de más de diez minutos.

Este tipo de experiencias son las que me gustaría compartir contigo

A través de este blog voy a hablar con la máxima claridad posible. No voy a poner el foco en cómo he escrito cada detalle, si vuelvo a leer cada una de las entradas estoy segura de que alguna la dejaría sin publicar. No, no quiero que sean artículos sin más, quiero que sea una conversación entre tú y yo, quiero que sientas que eso que te está pasando es posible que yo también lo haya experimentado y por eso quiero contarte qué fue lo que funcionó en mi para no perder la paz que quizá ahora tú estás perdiendo. Nadie revisará mis entradas antes de publicarlas porque eso nublaría verdaderamente la naturalidad con la que quiero que salga mi ilusión, mi miedo, mi enfado, mi alegría.

Y si eres una persona que se ha cruzado en algún momento en mi vida y mientras lees estas entradas te sientes identificada, posiblemente sea porque estoy hablando de ese encuentro que tuvimos tú y yo. No voy a hablar desde el rencor, voy a hablar desde el aprendizaje que saqué de esas situaciones que marcaron mi vida. Unas veces nos reiremos por recordar anécdotas con mi familia, otras veces os llamará la atención las consecuencias positivas que podemos sacar de cruzarnos con una persona que nos intentó hacer la vida imposible, etc.

Lo que sí te puedo decir es que para mí, este es un espacio de reflexión y de agradecimiento. Ojalá que en algún momento me puedas contar qué supone para ti leer estas entradas.

Si has llegado hasta aquí… GRACIAS

Gracias por acompañarme en este experimento que no sé cómo terminará pero lo que sí sé es que me hace mucha ilusión empezar. Como siempre, estaré encantada de leer vuestros comentarios y vuestros mensajes privados.

Un abrazo repleto de cariño

Comparte este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

vanessa mendoza

Soy Vanessa Mendoza

Como coach familiar te ayudo a recuperar la calma y el disfrute en tu día a día. Olvídate de las prisas e imagínate una vida equilibrada, con tiempo para ti. Esta vida llena de alegría y satisfacción es posible… ¡Y está en tus manos conseguirla! Es una cuestión de prioridades y organización.

Sígueme en Instagram

Entradas recientes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio